turismo rural

grus grus

Texto y fotografías de: Diego J. Casillas Torres

19 January 2022 | Fuente: www.miextremadura.com

El influjo que un ave como la grulla (grus, grus) causa en cualquiera la primera vez que tiene la oportunidad de contemplarlas es indudable. Habitualmente, en zonas próximas a humedales de Extremadura, entre los meses de Octubre y Febrero, es fácil escuchar el gruír de las patrullas aéreas que se desplazan en su característica formación de vuelo en “V” desde sus zonas favoritas de comedero a las de dormidero o viceversa, según la hora del día.

 

grus-grus-grullas

 

Se estima que unos 75.000 ejemplares de grulla común  (en torno al 50 por ciento de las migrantes) nos visitan cada año procedentes del lago Homborsgasjön (Suecia), la isla Öland (Báltico) o Rügen (Alemania). Es fácil encontrarlas en toda la zona de las Vegas Altas del Guadiana, más facilmente en las proximidades de Navalvillar de Pela. En Extremadura ocupan una superficie de 1.835.000 hectáreas lo que las hace presentes en el 44% del territorio extremeño. Toda la comarca de la Serena Extremeña constituye una inmejorable ubicación para su  observación.

 

grus-grus-grullas

 

Así que, el pasado fin de semana decidí hacer un recorrido por este lugar lanzándome al encuentro con estas aves. Los primeros ejemplares de grulla los encontré en las proximidades de Santa Amalia, al pié mismo de la carretera N432

 

grus-grus-grullas

 

En la primera parada que realicé, encontré un numeroso grupo y la entrada a unos arrozales fue el lugar en el que me detuve para observarlas y fotografiar algunas de ellas. Tengo que reseñar que son muy esquivas y, generalmente, al más mínimo síntoma de presencia próxima, levantan el vuelo buscando otro lugar en el que se consideren más seguras.

 

grus-grus-grullas

 

Continuando durante toda la carretera N432 hasta el municipio de Casas de Don Pedro, fueron muchos los grupos de grullas que, bien sobrevolaban la carretera o se encontraban pié a tierra alimentándose.

 

grus-grus-grullas

 

Entre Talarrubias y Puerto Peña, en la carretera BA-138 encontré algunos grupos bajo las encinas indudablemente consumiendo bellotas, uno de sus alimentos base.

 

grus-grus-grullas

 

grus-grus-grullas

 

grus-grus-grullas

 

Retomé la N432 a la altura de Puerto Peña, el Monfragüe pacense, para dirigirme de nuevo hasta Navalvillar de Pela y ahí tomar la carretera EX-116 en dirección al Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Moheda Alta.

 

grus-grus-grullas

 

He de reconocer que este recorrido es la joya de todo el trayecto si lo que deseas es avistar grullas. Las encontrarás a escasos metros de la carretera, a un lado y otro, sobrevolando en grupos muy numerosos. El espectáculo está aquí asegurado y la tentación de realizar paradas en mitad de la carretera es tan permanente como poco recomendable por motivos de seguridad vial así que, lo más recomendable mientras llegas a La Moheda Alta, es apartarte en cualquiera de las entradas a las fincas que hay y, sin hacer mucho ruido ni aspavientos, aprovechar para tirar de prismáticos o cámara de fotos y contemplar las aves.

 

grus-grus-grullas

 

Encontré algún ejemplar de cierta edad que se diferencian de los más jóvenes por lo que parece una mancha roja sobre la cabeza que, en realidad, es falta de plumaje que deja ver la piel. Vamos, una calva en toda regla.

 

grus-grus-grullas

 

Ver cómo levantan el vuelo, asustadas por la presencia de curiosos, con su amplia envergadura alar que oscila entre el metro ochenta y los dos metros cuarenta centímetros, escuchando su característico sonido gruir, audible desde 5 kilómetros de distancia, es indescriptible. Ni siquiera una fotografía puede atrapar la sensación.

 

grus-grus-grullas

 

Curiosidades de estas extraordinarias criaturas son, por ejemplo, que los individuos más jóvenes tienen las plumas color parduzco y no presentan manchas negras ni blancas en la cabeza ni en la cola. Hacen dos cambios de plumaje durante el año, antes de viajar al Sur de Europa o Norte de África, lo que las incapacita para volar durante un mes y medio aproximadamente hasta que vuelven a crecerles. Son gregarias, prefieren vivir en grupo y en nuestra tierra se alimentan principalmente de bellotas, aceitunas y algunas semillas que encuentran en el suelo. También consumen insectos, pequeños anfibios y peces… Viven unos 40 años y son monógamas de por vida aunque los miembros que sobreviven a sus parejas suelen buscar otra nueva. La grulla común es la segunda especie de grulla más grande de las que existen. 

 

grus-grus-grullas

 

grus-grus-grullas

 

grus-grus-grullas

 

Después de parar en una de las torretas de observación de la Finca La Moheda Alta y fotografiarlas en su retirada hacia los dormideros con la luna casi llena de fondo, doy por bien empleado el recorrido recomendándolo encarecidamente si queréis disfrutar de un espectáculo único que la naturaleza, una vez más, nos brinda en Extremadura.

 

grus-grus-grullas

 

grus-grus-grullas

 

grus-grus-grullas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. miextremadura.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a miextremadura.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.